11/8/12

Proyecto - Calendario De Bodegones Novelísticos

El presente proyecto de manera resumida presenta la realización 6 imágenes para un calendario que versa sobre los subgéneros literarios (Ejemplos: Terror, ciencia ficción, aventura, fantasía… etc.). Las 6 imágenes son bodegones, de 100x70cm, trabajados a escala de grises (Carboncillo y conté) buscando el efectismo del claroscuro, sobre papel fabriano.


Obra:
nº1

nº2

nº3

nº4

nº5

nº6


Para este proyecto de 6 bodegones necesito 6 temáticas, 6 subgéneros. Este apartado es el único que decido no determinar hasta el momento en el que creo cada bodegón; para así permitirme cierta flexibilidad de trabajo, emoción, sorpresa y, cómo no, evolución. Ahora que el proyecto está terminado, puedo hablar de todos los subgéneros que participan en él. El primero representa al subgénero sentimental, el amor cortés; el segundo al subgénero histórico, concretamente a la filosofía; el tercero representa al subgénero fantástico, lo llamo ‘El rey funerario’; el cuarto, al subgénero policíaco y su ‘Búsqueda de la identidad’; el quinto al subgénero de terror con énfasis en la columna vertebral; y el sexto, al subgénero didáctico, específicamente, la química.


Tres elementos conforman este proyecto: El formato - La técnica y la plástica - Y la idea.
El formato hace referencia al calendario, que es la envoltura, la forma exterior, que incluye las imágenes que he realizado.
La técnica y la plástica son el apartado más importante ya que se trata de un proyecto de ilustración; se relacionan directamente con la estética de los bodegones y la forma en la que los he trabajado.
Por otro lado también está la idea; individualmente todas las obras hacen referencia, en esencia, a la intriga; y como conjunto, representan diferentes subgéneros literarios.

Presento este proyecto en forma de calendario debido a la connotación temporal que incluye en sí  mismo el formato. El calendario conlleva una cuenta sistematizada del transcurso del tiempo, utilizado para la organización cronológica de las actividades humanas. A mi modo de ver no sólo una organización si no que también incluye una evolución. Premeditadamente he dispuesto los bodegones según han sido creados, orden cronológico.

Página de ejemplo - Montaje del calendario.


El año comienza con un bodegón de aspecto abocetado, a continuación dos bodegones trabajados de forma clásica, naturalismo e inmovilidad, luego un bodegón intermedio de apariencia neblinosa, desenfocada, rozando los ideales románticos; y terminando, dos bodegones con tendencia expresionista que evocan más frescura y dinamismo. Esto representa una reflexión sobre la evolución técnica y plástica. Al principio siempre se empieza con cualquier lápiz y con cualquier papel, a continuación entra en juego la academia y todas sus normas, que buscan el naturalismo, más tarde el cuerpo pide un cambio de valores, el cuerpo pide plasmar las propias angustias y alegrías, pide trabajar por impulso, de un modo más rápido y menos calculado, pide entremezclarte con la creación.


Contexto.
Un bodegón consiste en una composición pictórica que representa seres inanimados, frutas, alimentos, animales muertos, objetos.. Objetos de la realidad inmediata que acompañan la vida de las gentes, piezas de pequeña importancia a las que el pintor dedica tanta atención e interés como a los grandes temas de la pintura.
Es difícil establecer el origen del bodegón.

A mi modo ver, desde los orígenes del arte. Ya los prehistóricos en sus pinturas parietales representaban esquemáticos objetos como cetros de mando o utensilios de caza. Los egipcios también realizaron representaciones gráficas de objetos, objetos que conferían un estatus social.

Las xenias greco-romanas eran frescos que situaban en habitaciones en las que comía, representaban alimentos, una muestra de lo que ofrecían a los invitados. Posteriormente en la edad media, el bodegón es relegado en importancia, a la figura humana; los objetos acompañan. Por otro lado a estos objetos les confieren un gran simbolismo religioso.

Más tarde, el renacimiento, como explosión cultural, insufla nueva vida a los bodegones. Gracias al secado lento del óleo, se logra un gran realismo en las pinturas. A finales del siglo XV varios expertos coinciden en el bodegón para a considerarse una ‘categoría artística’ en si misma. Aunque el bodegón pleno se alcanza posteriormente, en el s.XVII, con el bodegón holandés. Los motivos son sencillos, se dan muy buenas condiciones. Por un lado la iglesia protestante prohíbe las manifestaciones religiosas; por otro lado su tradición por realismo detallado y lo simbólico atraen a la clase media, que reemplaza a la iglesia y al estado como principales mecenas. Los bodegones se venden en mercados abiertos o por medio de marchantes, no por encargo, lo cual deriva en una total libertad temática para los artistas. Semejante panorama conlleva a una gran producción de bodegones, que catalogan en diversas categorías: ‘Trampantojos’ (Herencia de la Grecia clásica), bodegones de ‘Cocina y mercado’, ‘Desayuno y comida’, ‘Vanitas’ y ‘Colecciones alegóricas’.

De aquí a la actualidad se realizan bodegones en todos los movimientos artísticos.

Simplemente hacer hincapié en el tenebrismo barroco y su uso del claroscuro; del cual recibo una clara influencia.

En cuanto a los elementos compositivos que utilizo en mis bodegones, estos no representan un gran cambio con respecto a los elementos empleados en la historia del bodegón, exceptuando únicamente los vasos de precipitados, los matraces aforados, etc. de química que aparecen en el sexto bodegón. La particularidad que presenta mi proyecto, reside en el conjunto. Por un lado el haber empleado únicamente escala de grises, por otro lado la temática, también la evolución que muestra la serie de bodegones o la influencia del encuadre fotográfico (Bodegones 4 y 5, subgéneros policiaco y de terror) y, no descartar, el haber escogido como protagonista a un esqueleto.

Bodegón Vanitas de Barthel Bruyn.

Otro detalle que me apetece comentar es el hecho de que el protagonista de estos bodegones sea un esqueleto. No quiero que se catalogue o interprete mi obra bajo el influjo del movimiento ‘Vanitas’ ya que mi intención en ningún momento es hablar sobre la fugacidad del tiempo, la muerte o lo perecedero. El esqueleto, es la parte inanimada del humano. Por un lado lo animado ya no forma parte del bodegón y por otra, el esqueleto representa la esencia estructural del humano. Estructura que no implica diferencias de sexo, religión o color de piel. Con esta idea pretendo acercarme al espectador y que este se sienta identificado.

Encaje del Rey Funerario.

5 de mis criaturas y yo.



8 comentarios:

Begominola dijo...

Qué brutal, enhorabuena, en serio.

Laura Lobón Castro dijo...

Gracias Bego!

Eddy dijo...

Alucinantes!!>.<

Eddy dijo...

El montaje del calendario queda muy chulo, si haces una tirada te pillo uno!

Para el 2013, claro xD

Laura Lobón Castro dijo...

Gracias:) Te cuento por mail el asunto.

nouturniensis dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

noraboa Laura!!!!!!!! non coñecía tua páxina!!!!!! os meus parabéns!!!

(Marcos)

Laura Lobón Castro dijo...

Graciñas:)